Las diferentes opciones a la hora de modificar la apariencia de un tema de WordPress

12 de junio de 2016

El sistema de gestión de hojas de estilo con WordPress funciona únicamente con los estilos que se declaran dentro del propio tema. Es decir, para cambiar el aspecto de alguna parte de la web o de algún elemento deberemos localizar los archivos CSS dentro del directorio de nuestro tema. Sólo hay una excepción: cuando lo que queremos modificar forma parte de un plugin que no incorpora el propio tema y que, por tanto, hemos instalado nosotros. En este caso tendremos que localizar el selector para modificar su propiedad al directorio plugins / nomdelplugin

La actualización de nuestro tema nos puede hacer perder todas las modificaciones

update-themeDebemos tener en cuenta que si el tema de nuestra web es de pago este de vez en cuando se puede actualizar. Los desarrolladores de temas van sacaban actualizaciones de sus temas haciéndolos mejores tanto en motor (programación) como con usabilidad para el administrador y los visitantes web, seguridad, etc. Por tanto, cuando actualizamos nuestro tema se hacen modificaciones a ciertos ficheros entre los que están las hojas de estilo, por tanto el aspecto de nuestra web volverá a ser como el del tema original y habremos perdido todo el trabajo realizado.

Para evitar este grave inconveniente tenemos diferentes opciones de trabajar los estilos (CSS) y estructura (PHP). Todas son válidas, unas más sencillas técnicamente y otras más elaboradas, todas con sus pros y contras.

La opción de trabajar con un plugin: Simple Custom CSS.

La primera opción a plantear es el plugin Simple Custom CSS . Tan fácil como ir a Extensiones (plugins) y clickar en Agregar. Ponemos el nombre del plugin en Buscar extensiones y presionamos enter para que lo busque. Directamente de los resultados podemos instalar y después activar.

Para poder empezar a crear nuestro CSS vamos a apariencia- Custom CSS.

Como puede comprobar principal virtud es que es muy sencillo de implementar.

Los inconvenientes es que no podemos modificar ningún fichero de php y por lo tanto hacer modificaciones a la estructura. Por otra parte tener presente que siempre seremos dependientes de un plugin, esto no es grave pero … hay que tenerlo en cuenta.

La mejor solución es trabajar con temas hijo (child themes)

Desarrollar nuestro web basado en un tema hijo (child theme) es sin duda la solución más «profesional» porque podremos trabajar tranquilamente haciendo las modificaciones pertinentes sin «el temor» a perderlo con una actualización. También nos permite desarrollar de una manera más clara ya que sólo trabajamos con el directorio donde están alojados los archivos del tema hijo.

El sistema de funcionamiento de un tema hijo es muy fácil: el tema principal está en su directorio, y el tema hijo está en su directorio. En el momento en que activamos que el tema de nuestra web es el tema hijo nuestro WordPress buscará los archivos en la carpeta del tema hijo y lo que no encuentre y le resulte necesario para una correcta visualización lo busca en la carpeta padre. Y ya está! Toda la programación nueva en la carpeta hijo, pero sólo la nueva. No copies todo el CSS y PHP innecesariamente ya que ralentizará la web y te resultará más tedioso hacer modificaciones posteriores porque tendrás que buscar entre mucho más código de lo que realmente es necesario.

child-theme-compatible

La mayoría de los temas de compra disponen de tema hijo así que entonces es muy fácil, tendremos que copiar los dos temas en nuestro servidor, dentro de la carpeta themes y desde el backend los podremos configurar y activar.

Si por el contrario no disponemos de tema hijo os recomiendo consultar algún tutorial de creación de temas hijo. No es técnicamente complejo, el secreto es encontrar una buena guía.

 

Crear un tema hijo sin «picar» una sola línea de código.

El plugin Child Theme Configurator nos permitirá crear temas hijos sin «picar» una sola línea de código.

Además luego tiene una interfaz para trabajar los estilos, etc.

Tengamos en cuenta para ello que no dejó de ser un plugin que recarga nuestra web, en cualquier caso siempre se pueden hacer las comprobaciones pertinentes con el test de velocidad de Google o el de GT Metrics .

Mi opinión, una más

Bueno, es muy probable que haya más sistemas de gestión de estilos de temas de WordPress pero lo que está claro es que el mejor sistema es trabajar con temas hijos. Conocer herramientas tanto versátiles como Simple Custom CSS nos puede ir muy bien en un momento dado desarrollando un proyecto. Es uno de los «mis plugins» de siempre, a tener en cuenta.

Y si aún así decide trabajar directamente con el tema «principal» una buena recomendación es tener copias de seguridad ya que en algunos casos dependiendo de la configuración de las actualizaciones puede darse el caso de que se ejecute automáticamente la actualización del WordPress y del tema y se pierdan las modificaciones que se hicieron.

Esta es mi opinión, una más, si quieres dejar tuya será genial!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail